Archivo

Posts Tagged ‘investigación’

Relaciones juveniles


Investigación:

(Edad objetiva de 14-26 años)

Como tema fundamental de investigación, se analizaran hechos sociales, desde el punto de vista de “acercamientos interpersonales e intergrupales”, formas y relaciones, en las que el grupo objetivo de análisis se integran unos con otros.

Citaré observaciones en distintos casos:

Caso 1: Relaciones de amistades juveniles.

Siempre estamos en continuo trato con personas que conocemos y con personas que no conocemos. La amistad en la juventud se dice que se genera por similares formas de vida o identificación personal con sus aconteceres diarios, pero una parte fundamental, al momento de entablar una amistad en la juventud, se da mediante el alcohol.

Durante nuestra vida conocemos distintas personas, con indistintas formas de pensar, pese a eso las relaciones de amistad son muy profundas, porque hubo algo que ocupó un lugar importante al momento de influenciar en la otra persona “el alcohol”.

Pude observar que en un círculo amistoso de jóvenes, que hubo un par de jóvenes que no se conocían, ellos no estaban disgustados por aquello, pero claramente se mostraban inquietados. En un momento clave empezaron a repartir trago (el que lo realizó fue el joven que no conocía a una persona), mientras tomaban el llego a donde estaba la chica que no conocía, sin decirle nada le sirvió y ella acepto sin siquiera conocerlo y sin mencionar nada. Hasta que el dijo: ¿Cómo te llamas?, y ella respondió con su nombre un poco indiferente en su forma de tratar.

Terminando algunas rondas de trago, ellos estaban conversando como grandes amigos.

Cierto día enla Universidadalguien mencionó: “desde que dejé de tomar, ya no tengo amigos”. En simple percepción me causo gracia, pero a la final me impresionó eso porque muchas personas defienden lo dicho y lo toman como realidad irrefutable de la ciudad en la que viven.

En otro momento de amigos, ellos tomaban gustosamente al empezar el fin de semana, uno de ellos no quiso tomar (lo que lo considero muy poco usual en mi ciudad), a lo que un chico respondió: “¿Eres mi amigo?, entonces toma”, y fueron tan manipulantes esas palabras de amistad que el que no quería tomar lo hizo una y otra vez.

Caso 2: Relaciones amorosas juveniles.

Regularmente estas situaciones en la actualidad surgen más rápido según mi percepción. Antes existían más parámetros para establecer alguna relación amorosa con alguien.

Sería absurdo decir que en las relaciones dichas anteriormente, sólo se dan por influencia del alcohol, pero si diré que hoy en día, al involucrarse sentimentalmente mediados por sustancias alcohólicas, las situaciones de atracción y amor son más espontáneas, atrevidas e incluso incomprendidas.

Entre mis observaciones llegue a una breve conclusión, de que el principal factor en el afloramiento de sentimientos amorosos, es primordialmente por el estado etílico. Aunque extrañamente es un estado conciente al manifestar que: “Voy a tomar algunos tragos, para decirle lo que siente mi corazón”. Según mi punto de vista el estado es conciente e inconciente a la vez, aunque es complicado diferenciar en que punto se pierde el verdadero sentido de la razón ante la desvariación de los sentidos causados al ingerir bebidas alcohólicas.

Posiblemente son solo pretextos dichos, pero válidos para demostrar que son los mejores para lograr alguna efectividad con el contacto afectivo/amoroso, y aunque no exista efectividad, el uso se muestra como común.

Algo muy crítico en el presente es el desborde de sentimientos amorosos, ya que el alcohol altera nuestros estados mentales, se deja de pensar en posibles consecuencias, lo que genera a su vez relaciones sexuales/amorosos en estado de embriaguez. Son muy discutibles también las relaciones amorosas sexuales y las relaciones sexuales.

A futuro se generan familias lo que se discutirá más adelante, pero también se observa como influye el alcohol hasta el la creación de instituciones como “la familia”.

Caso 3: Integración a un grupo.

Los grupos juveniles en su mayoría solo se reúnen o se forman para la diversión, porque es muy poco usual ver o escuchar sobre la existencia de jóvenes que se agrupan con finalidades de estudio o de investigación.

Los jóvenes observados integran a sus grupos de distinta índole, la necesidad del alcohol para realizar sus actividades de baile en fiestas o eventos formales y semi-formales, en deportes (luego de realizarlos), hasta en grupos de lectura y estudio no falta la presencia del alcohol.

Se menciona muy comúnmente que los grupos de jóvenes son los más propensos y son los que están más expuestos a vincularse con el alcohol, y a simple vista parecería ser cierto, pero es necesario de un estudio socio- cultural para determinar hasta que punto podría ser cierto. Pero sin duda alguna a mi parecer se nota más en los grupos juveniles la vinculación con el alcohol, por ser mayoría en zonas de diversión juvenil diurna y nocturna y porque ellos realizan más actividades, mientras que los adultos tienen que trabajar más.

Caso4: Estados de ánimo.

Considero que las distintas causas por lo que alguien toma ejercen en la persona sentimientos más fuertes y a su vez menos fuertes, pero es muy complicado saber como reaccionan los organismos anímicamente.

Un joven que tomaba tranquilamente en la calle con sus amigos estaba relativamente feliz, pero ya ebrio su estado de ánimo dio la vuelta y empezó a llorar contando sus problemas y quejándose de los mismos, pretendiendo según sus expresiones olvidarlas todos tomando bebidas alcohólicas. La mayoría de amigos no estaban tan tomados como él y se sentían incómodos por el joven que ya no era el mismo, las relaciones y tratos no eran los mismos.

Otro momento surgió en el mismo grupo de amigos que encontraron en la música antigua, una importante compañía al momento de dialogar, ocasionando entre ellos un estado de ánimo más melancólico, y al parecer fue a propósito, por complacencia, según sus respuestas. Pero son muchos los jóvenes que tienden a deprimirse en sus relaciones intergrupales e interpersonales.

Antes de estar en estado etílicos, también no hay que olvidar, las predisposiciones que cambian, pese a no querer hacerlo, quiero decir que cuando un joven se alista para salir con su grupo o con amigos, según su estado de animo, piensa y decide que quiere relacionarse con la gente con bebidas alcohólicas o también puede ser al contrario, si su estado de ánimo es el de una persona feliz o tranquila.

Caso5: Desenvolvimiento y ejes cotidianos.

En la presente tesis se han señalado algunos casos en los que los jóvenes interactúan en las distintas formas de relaciones sociales. El consumo del alcohol ocupó un papel muy trascendental para su desenvolvimiento, en los modos de relacionarse, también surgieron buenos resultados, sin considerar las problemáticas sociales a futuro.

Quiero resaltar que rutinariamente el consumo del alcohol se incorpora en las relaciones juveniles. Las formas de actuar cambian bruscamente y generan distintos tipos de comportamiento, ocasionando costumbre e identificaciones personales, conocidas como alcoholismo. También dichas rutinas son el pretexto perfecto para decir que los jóvenes ha desencadenado problemas en la sociedad por irresponsabilidad, pero los modos de relacionarse son olvidados, solo se analiza el resultado, mas no que es lo que lo está provocando.

Caso6: Problemática cultural.

Dentro de los aspectos culturales citaré las necesidades individuales que ejercen presión en las relaciones juveniles, al demandar un consuelo (posiblemente el alcohol) y encontrando la satisfacción complementaria para relacionarse en la cultura.

Las pulsiones explican también la necesidad corporal de descargar en el consumo de sustancias alcohólicas algún deseo, que al desconocerlo o no entenderlo, cohíben al individuo a portarse como lo está haciendo en sus formas de uso de alcohol en sus relaciones sociales y culturales.

Me situó en una ciudad, considerada con el índice más alto de alcohol dentro del país “Riobamba”. Valdría explicar hasta qué punto es un problema cultural. Cuando una estructura que mantiene una sociedad perdura, entiendo que son formas de vida implantadas por la cultura, por ello que el relacionarse consumiendo alcohol, está provocando problemas culturales, hasta en las maneras de cómo nos identifican como sitio geográfico y como población (en este caso la juvenil), si dichas identificaciones explican el uso de bebidas alcohólicas mayoritarias dentro de un sector, se estarían conformando como parte de nuestro presente.

El asunto radica en la idea del alcohol, como necesidad al momento de relacionarse, dentro de la cultura juvenil, asegurando cumplir con sus expectativas de una mejor manera.

El orden moral dentro de la cultura implanta un poder de auto depresión, dependencia, desconfianza y temor que en este caso es el que ubica al consumo como “el protector” que ocasiona nuestras inhibiciones y pensamientos claros de que el alcohol debe estar presente al momento de relacionarnos.

Caso7: Ruptura familiar.

No es extraño escuchar los problemas familiares producidos por el consumo de alcohol, por parte de cualquier integrante de la familiar. En esta situación los jóvenes están tomando un papel muy preponderante si de consumo se habla, que afecta en su forma de pensar y relacionarse.

Hay varios puntos que analizar. El del joven que a principio tiene problemas familiares y encuentra en el alcoholismo la actividad perfecta para salir de sus problemas habituales. Y el del joven que no tiene problemas familiares pero el alcoholismo los genera.

La vida familiar es la relación más importante del núcleo social, ya que de ahí nacen las futuras formas de pensar o los preceptos básicos de la vida. Dicha relación sufre desviaciones cuando en el caso de los jóvenes, se acostumbran al consumo de sustancias alcohólicas que afectan a los comportamientos habituales y rompen reglas sociales establecidas según el grupo familiar.

También las relaciones al tratar y comportarse con alteradas por el consumo del alcohol.

Caso8: Costumbre, gusto y aceptación.

He podido identificar que rutinariamente los fines de semana, los jóvenes acostumbran a realizar sus actividades relacionándose con el alcohol y mínimas y grandes cantidades.

El gusto se entiende por dos partes, la primera se refiere al gusto del mismo alcohol, y la segunda al gusto de las reacciones causadas por las sustancias alcohólicas. Los gustos también son personales por cierta efectividad al momento de relacionarse, desde puntos de cortesía, aceptación e integración social.

Aunque exista aceptación por decisión personal, al parecer no existe aceptación social ante la problemática, por tendencias de pensamientos de “lo bueno y lo malo”. Las soluciones nunca se plasmarán, sino se consideran las relaciones de distinta índole en relación con el consumo de alcohol que ejercen gran poder al momento de relacionarnos.

Agustín Cueva Villamarín.