Archivo

Posts Tagged ‘basura’

Un día de recolector acompañando el ciclo

CRÓNICA. QUÉ HAY DENTRO DEL CARRO DE BASUSA. MUCHAS HISTORIAS SUCEDEN A DIARIO, LOS PROTAGONSITAS SON QUINES LIMPIAN LA CIUDAD.


El reloj anuncia las 3 y 20, suena la melodía del “Capariche”, lo conocen como el tono de la basura, y en la Mariana de Jesús y Ayacucho ya empiezan a sacar la basura. El equipo conformado por cinco personas inicia el turno de la tarde. El conductor Javier Chauca me dice que trabaja tres meses de recolector, “es un trabajo muy sacrificado, hay baja remuneración”, pero se labora con normalidad me aseguró. A su lado va el “sobrestante”, Segundo Quillay, quien tiene que vigilar que todo surja bien en la jornada. Corren la primera cuadra y Pedro Colcha de 45 años y siete hijos, ha dedicado 24 a este trabajo, mientras corre por su rostro se desliza la primera muestra de sudor, recuerda que el empezó cuando anunciaban la llega del camión con una campanilla. Son las 3 y 50 mientras trotan con fundas dedican su tiempo para piropear a una mujer un par de segundos.

Corríamos y Jaime Guamán de 38 años que ha dedicado siete a la recolección, me mira y trata de intimidarme “en donde dejamos la basura hay lobos”, todos reímos. Subimos al carro y le preguntó a Jaime sobre su familia; él es casado, tiene cuatro hijos y sus compañeros declaran que tiene otra por ahí, siguen las risas. Llegamos a la Juan de Velasco y recibimos el primer insulto de la tarde acompañado de pitos y blasfemias a nuestras madres, efecto del tráfico.

Son las 4:05 y en la Villarroel Javier Magi trata de demostrarme que aún no está cansado bailando un poco, luego serio cuenta que la mayoría empezaron como barrenderos, acota que son siete años juntos- El equipo se lleva bien ya a las 4 y 10 estamos en las Salesianas, durante el recorrido no pueden tomar ni comer nada. ¿Me inquieta saber sus experiencias?, Jaime exclama ¡los perros!, en la Carabobo y Olmedo tiene un enemigo declarado, sintetiza. ¿En esos casos se van?, aseguró que no, mostrándome tres mordidas en el brazo y un corte con un lavabo. “La herida me la amarro como rambo”, finalizó.

Pedro en la 5 de Junio y Venezuela cuando eran las  4 y 20 dice que “son de caucho” ¿aguantará? preguntaba mientras corría, solo sonreí mientras observaba como todos colaboran en San Francisco. Los feriados son los días de más basura afirman todos.

Observan bebidas y helados por las calles, pero no les llama la atención al parecer; el sol está de su lado no se ha pronunciado. A las 5 y 01 en la Colón y Olmedo el carro se adelanta, necesario por el tráfico”, todos corren con fundas de basura. Una llovizna ligera se sintió a las 5 y 17, un silbido y el carro se detiene para recoger basura de los que más botan florerías, mercados y comerciales.

Estoy algo agotado subo junto a Javier quiero respirar aire fresco por la ventana pero es inútil, respiro “basura”. La capacidad de almacenamiento ya estaba más de la mitad a las 5 y 47 en el sector del semáforo Parque Sucre. El subrestante baja a ayudar a recolectar, me llamó la atención, ‘había una baja’, Pedro desapareció, nadie sabía los motivos de su partida sin despedirse. Menos un hombre, el trabajo se dificulta, Javier ya no baila y las 18.00 Segundo comunica al Jefe de Desechos sólidos el inconveniente. Luis Lara llega a los cinco minutos pero no encontraron un suplente.

Aún más cansados Javier no deja de ser seductor y se acerca una barrendera municipal en la Pichincha y Villarroel y dio un par de besos que no dieron en el blanco. A las 18: 52 coincidió la hora de las llamadas Javier y Segundo se reportaban en sus hogares según pude escuchar. El tráfico de la 10 de Agosto y Carabobo hizo que pasarán lentamente por los “agachaditos”, Jaime trata de evitar el hambre. Son las 19:16  y Javier me explica que acabadas las transversales van por las principales. Le digo a Jaime si tienen hambre, solo sed, respondió.

A las 19: 30 deliberan ¿Seguimos o vamos a botar?, sigamos algunas cuadras más gritaron. El subrestante sube al carro no da para más, le duele la cabeza a las 20:12 ya estábamos vía Cerro Negro, Porlón. Nos detenemos en un sitio donde venden lo que reciclan rápidamente y venderlo al peso “para las colitas”, me dijeron; no había nadie a las 20:17, dejan algunos costales para regresar al día siguiente. Se puede observar Quimiag desde aquí, dijeron a las 8:30.

 

En ese entonces Segundo me dijo algo que me conmovió dada la situación: ¿Debe ser lindo ser periodista? Cuatro minutos después observe una Báscula de Camiones sin usar, presumo que dañada. Llegamos a las 21:00 con una cortina de gases tóxicos, decenas de perros cenando, grandes aves que a mi parecer eran murciélagos, ratas por todo lado, pequeños incendios por efecto de la basura y el gas metano. El carro deposita la basura y ellos recogían rápidamente más basura para reciclarla. Esa fue la primera llegada a Porlón con aquel hedor que mis pulmones no olvidarán.

Son las 9:10 cuando nos detenemos a comer en una tienda del sector, “Gladys”, nos atiende con una cola, 5 sanduches de mortadela, 10 huevos y una jarra de café, la cuenta fue de $4.20. Tuvimos que esperar varios minutos ya que los huevos no estaban cocidos. Al regresar a recoger basura acuerdan con la tendera el menú del siguiente día, todos querían seco de pollo. Resignados se van esperando acabar rápido al día siguiente antes de que cierren la tienda. Regresamos a las 9:40.

En la segunda etapa se repite la rutina con gran cantidad de basura que les obligaba a correr y adelantarse tres cuadras al camión para concluir rápido. Trabajan en las calles restantes: Almagro, Guayaquil, 10 de Agosto, Pichincha, Primera Constituyente, Lavalle, Argentinos, Orozco y Ayacucho. Al finalizar son cuatro las veces que dejan lo reciclado para vender, dos que van a Porlón. Ya no avanzan más, van dormidos acostados en mi hombro, íbamos apretados y Javier cargaba a Jaime. Doce y 57, regresamos y Segundo me dijo en el camino ¿Qué le parece un día de nuestro trabajo? Suspiro y respondo…

 

Por: Agustín Cueva Villamarín

Riobamba- Ecuador

Categorías:Crónicas Etiquetas: , , , ,