Archivo

Archive for the ‘Salud’ Category

¡Cuidado! Las redes sociales pueden ser una adicción

Si eres de las personas que navega más de dos horas diarias en el Internet, ¡cuidado! Podrías ser víctima de la adicción a las redes sociales.

Según el psiquiatra, Carlos Jaramillo, cada vez hay más casos de personas que sufren conductas de aislamiento y depresión a causa del uso indebido de cuentas como Facebook, Twitter, Blogs, o Youtube.

A pesar de que la Asociación Americana de Psiquiatría aún no reconoce a las redes sociales como un problema patológico, Jaramillo indica que ya ha tenido pacientes con estos síntomas. “He tratado a personas que se han cambiado de sexo para recibir llamadas o mensajes, lo cual ha desembocado en una serie de conflictos interiores”.

La última encuesta del Instituto de Estadísticas y Censos (INEC) sobre las Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC’S), realizado en abril del 2011, indica que la cifra de personas que utilizan Internet en el país aumentó en cerca de medio millón de personas.

En este grupo se encuentra Julio Meza, estudiante universitario que pasa conectado alrededor de 13 horas diarias al Internet. Ya sea a través de su Iphone 4S o su computadora portátil, cada 30 minutos actualiza sus estados en Facebook o Twitter.

De contextura delgada, tez morena y con el último celular en la mano que sacó la compañía Apple , el esmeraldeño de 28 años confiesa que es un adicto a las redes sociales. “No se si sea un problema, pero pasó más de la mitad de mi tiempo conectado a mis cuentas. Desde que me levanto hasta que me acuesto, no puedo dejar de revisar y actualizar mis estados”.

Un estudio de la empresa de investigación en línea, Tendencias Digitales, reveló que en América Latina, del 2003 al 2011, ha existido un crecimiento del 27% de usuarios en Internet. Además, estima que para el 2014 la cifra ascendería al 45%.

Con respecto al uso que las personas le dan a esta red, señala que en Ecuador la gente lo hace para revisar el correo electrónico, las redes sociales, las noticias, las descargas de archivos, y los chats.

Para el sicólogo clínico, Eduardo Silva, esto constituye uno de los nuevos sistemas que genera adicción en la juventud. “Cuando uno bebe alcohol afloran varios elementos reprimidos. Lo mismo pasa con las redes sociales, pues salen a relucir situaciones que no están resueltas y que se expresan a través de emociones o falsificación de perfiles”.

Actualmente, de acuerdo la página web socialbakers.com Ecuador se encuentra en el puesto 37 de los países que usan Facebook, con un total de 3,881540 usuarios.

Según Jaramillo, estudios médicos han determinado que los adolescentes son los más propensos a esta adicción. “Se les hace más fácil sentarse a escribir frente a una máquina, donde son prácticamente anónimos,  que afrontar una amistad o un enamoramiento personalmente”.

El galeno advierte que los padres son los encargados de vigilar que sus hijos no abusen de la tecnología, pues si esto sucede “es necesario acudir donde un especialista que ayude a concientizar al paciente sobre su trastorno”.

Un estudio realizado por la Universidad Camilo José Cela, de Madrid, revela que el 80 % de los jóvenes españoles y latinoamericanos está conectado a una red social.

Esta investigación señala a Ecuador como el país que más usa las redes sociales, con un 94.3%.

Enlaces relacionados:

¿Cómo saber si eres un adicto a Facebook?

Las redes sociales, la nueva adicción a Internet

Síguenos en 

Anuncios

Biografía

“Alquilo mis caballos y me gano unos dólares para mis desayunos”

TESTIMONIO

Estalin Moreno, de ocho años, alquila sus caballos todos los fines de semana en el centro recreacional El Boliche para ganar dinero y ayudar a sus padres.

Despierto en mi cama envuelto  en una cobija que no me calienta. Saludo a papá y mamá para sentarme a la mesa de plástico junto a ellos y comer un pan remojado en un café hirviendo que me sostendrá hasta la tarde, cuando vuelva de El Boliche.

Salgo de mi cuarto, de mi casa celeste, en la Romería. Voy a buscar a mis dos animalitos  que a pesar de que son grandes, yo les digo así, porque les tengo mucho cariño. Son mis caballos, con los que trabajo desde hace tiempo para ayudar a mis papás.

Casi a las siete llego al parque, y hasta que lleguen los turistas me acuesto bajo un árbol que hay ahí y que me tapa del sol o de la  lluvia, cuando llueve. A veces espero poco, a veces espero mucho,  pero conversando con la gente, el tiempo pasa rápido.

Mientras arreglo las monturas de mis animales que están junto a las alpacas, ya se oye el sonido del tren. Viene cargado de gente, ojalá quieran montar mis bestias, pienso.

La mayoría de los que se baja tiene uniformes de deporte. Son ecuatorianos. Me acerco y les converso sobre mis animalitos, les digo el precio y cuánto dura la montada: 1 dólar por diez minutos.  En este caso, nadie quiso. Pero después, apareció una pareja de enamorados que sí quisieron dar el paseo en caballo. Rápido les ayudé y les enseñé a montar. Al final, ya tuve 2 dólares.

Cuando hay gente, me llevo unos cinco  o seis dólares, y cuando no, unito o dos. No importa si es mucho o poco, porque cualquier cantidad es buena para ayudar a mis papás, aunque sea para pagar la comida del desayuno.

Ya cuando es de tarde, empieza a hacer frío, eso significa que es hora de regresar a la casa. Me monto en un caballo  y al otro lo llevo arriado con la soga.  Así son mis fines de semana cuando no pasa nada, no estoy enfermo ni me llevan a algún lado. Después cuando llego a la casa, tengo que ponerme a hacer los deberes para el lunes ir otra vez a la escuela.

Categorías:Salud

El aborto: una realidad camuflada

Paulina Ortiz (nombre ficticio), de 26 años, de manera triste y recelosa recuerda la tarde del 25 de abril de 2009, día en que decidió abortar al hijo que esperaba de su ex cónyuge. “Siempre soñé con ser madre, pero no en esas circunstancias”, rememora la delgada profesora de primaria. Los inminentes problemas con su pareja y el consejo incisivo de su mejor amiga, Irma Rodríguez, la impulsaron a tomar esa decisión.

Ortiz comenta que cuando se enteró que tenía cuatro semanas de gestación, un escalofrío recorrió su cuerpo, el cual desembocó en un llanto interminable sobre los brazos de Rodríguez, quien la había acompañado al médico. “Al escuchar la palabra embarazada, no supe que hacer, solo miré la demanda de divorcio que minutos antes había interpuesto contra mi marido y abandoné el consultorio.”, dice.

La maestra confiesa que su pareja nunca supo de lo ocurrido, pues una semana después se tomó las cuatro pastillas de estrógeno que su amiga le recomendó para perder al hijo. “Enseguida sentí nauseas, mareos y un fuerte dolor del vientre. Pero lo que más me mortificaba era el haber tomado esa decisión”, manifiesta.

Según el Ginecólogo, Eduardo Cabezas, el aborto es “la eliminación de un feto fecundado en el útero de una mujer”. Los riesgos de quienes  toman esta determinación van desde la pérdida de la vida, hasta procesos infecciosos del útero, físicos, y trastornos sicológicos.

Para el médico, la vida del ser humano se la concibe desde el primer día de fecundación. “Quienes digan lo contrario, están totalmente equivocados”, concluye.

El Código Penal del Ecuador sanciona con prisión de uno  a cinco años a la mujer que “voluntariamente hubiere consentido en que se le haga abortar”. Además, señala que  únicamente se puede interrumpir la gestación cuando está en riesgo la vida de la madre o si el embarazo proviene de una violación o estupro cometido a una “mujer idiota o demente”.

Estas disposiciones legales no las comparte la Asambleísta, María Paula Romo, quién considera que no debe ser una razón para que las mujeres vayan a la cárcel.”En nuestro país todos los días se interrumpen embarazos, el que esté prohibido en la Ley no lo ha evitado”, afirma.

Romo cree que para evitar el aborto se necesita mejorar la salud sexual, reproductiva y el implemento de mecanismos de planificación familiar.

Sin embargo, Alfredo Espinoza, Director de la Comunidad Salesiana del Ecuador, difiere con la Legisladora, pues considera que eso es atentar contra el ser humano. “La posición de la Iglesia es contraria porque como cristianos defendemos la vida desde el momento de su concepción”, puntualiza el sacerdote.

Según el Ministerio de Salud, el aborto es la primera causa de enfermedad femenina y la octava de muerte materna en el país. En el 2009 se registraron 24690 casos a nivel nacional.

Geoconda Saltos, Directora Nacional de Normatización, comenta que éste ministerio lleva a cabo estrategias de planificación familiar. Estas consisten en planes de educación sexual y correcto uso de métodos anticonceptivos.

“No hay que esperar que el adolescente esté en riesgo de embarazo para darle un método anticonceptivo. Hay que educarlo y ponerle como una opción las diversas técnicas para llevar una correcta vida sexual”, manifiesta Saltos.

Sobre las clínicas clandestinas que operan en el Ecuador, la funcionaria explica que la autoridad sanitaria no puede hacer nada sino existe una denuncia y una investigación donde se demuestre su culpabilidad.

Ortiz, luego de rememorar este episodio, no puede contener las lágrimas, se deja caer sobre el viejo sillón de su apartamento, al sur de Quito, y dice: “Ha pasado más de un año y aún no puedo superar las secuelas que dejó este doloroso hecho. Solo espero que la vida me perdone y que nadie, pero nadie más, haga lo mismo”, finaliza.

Aquí un testimonio de una mujer de España que abortó: